KPI ´s para medir la formación e-Learning (I)

Por el 18 Enero, 2017

Los KPI (Key Performance Indicators) son los indicadores numéricos que sirven para evaluar el progreso de una formación y ayudar a alcanzar los objetivos medibles establecidos para dicha formación.

Existen muchos KPIs distintos para llevar la evaluación de un programa de formación. Algunos se centran en ítems directamente ligados a la ejecución de la formación (como “¿Cuántos empleados han finalizado la formación? ¿Cuántos no han cumplido los plazos?”), otros en cómo un programa de formación afecta a los resultados inmediatamente posteriores a la finalización de la formación (como una comparativa entre beneficios, calidad o variación de la producción).

De esta forma, desde Cegos utilizamos KPI´s relacionados directamente con sus programas formativos, su seguimiento y sus resultados, y fácilmente extrapolables a cualquier entorno de formación (todos los datos necesarios se pueden obtener fácilmente en cualquier LMS)

Cada KPI parte de la base de un requisito, por lo que no es obligatorio que todos los KPI se deban utilizar en todos los programas formativos. Por ejemplo, un programa formativo compuesto por contenido, sin puntuación, no hará falta (ni se podrá) proporcionar la información necesaria para medir el primer KPI: “Comparación de actividades aprobadas y falladas”.

Estos son los 4 indicadores clave para medir la evaluación de un usuario en formación:

1.- Ratio de aciertos/fallos en una actividad.

Generalmente, se trata de actividades como una evaluación, o un contenido que devuelve cierta información de puntuación al LMS (algunos contenidos SCORM devuelven puntuación a partir de ejercicios presentados durante el curso).

Hay varios motivos por los que medir este KPI en particular:

  1. Designed by Kreativkolors

    En primer lugar, al desarrollar una nueva evaluación o actividad con puntuación. La recogida de información relativa al porcentaje de usuarios que superan la evaluación satisfactoriamente puede dar pistas sobre una facilidad o dificultad excesiva en el ejercicio. Al contemplar este dato frente al público objetivo y sobretodo, frente al tipo de impacto que se desea de esta evaluación, podemos ajustar la dificultad para obtener los resultados más cercanos a la consecución de nuestro objetivo real.

  2. Además, este KPI, cuando la evaluación va dirigida a diferentes colectivos o agrupaciones (por ejemplo, a varios departamentos distintos, o a varias empresas distintas dentro del grupo), muestra las variaciones en puntuación obtenida entre ellos, permitiendo contactar a los formadores específicos de cada grupo e investigar sobre los motivos, para trabajar en formas más efectivas de lograr una adquisición de conocimiento más homogénea.
  3. Por último, sirve como elemento diferenciador en un marco temporal. Cuando se cuenta con datos históricos de los resultados, una comparativa de resultados a través del tiempo permite hallar aberraciones como descensos en la efectividad de la formación en determinadas épocas del año, tras la incorporación o eliminación de tutores animadores al curso, etc.

2.- Puntuación media.

Además de medir los resultados logrados en la formación por el conjunto de usuarios, se puede dar otros usos a este KPI:

  1. Cuando se realizan cambios en la formación (actualizaciones, nuevos ejercicios, eliminación de ejercicios), comparar los marcadores de este KPI antes y después de las actualizaciones ayuda a comprobar si los cambios han surtido un efecto positivo o negativo en el impacto de la formación.
  2. También, al utilizar datos históricos, permite detectar cambios en procedimientos externos a la formación (un cambio en un proceso productivo, por ejemplo), si las puntuaciones caen respecto a unas puntuaciones altas estables en las últimas convocatorias a esta formación.

3.- Ratio de finalización de la acción formativa.

Este KPI, utilizado sobre todo para el control de la participación en las acciones formativas (revisarlo periódicamente permite asegurarse de que los usuarios no la abandonan).

Además, en negocios con picos de actividad periódicos, se puede esperar que la participación en la formación online disminuya durante los meses de mayor capacidad productiva, y asegurarse de que tras ese período, los usuarios retoman satisfactoriamente el seguimiento de la formación.

4.- Medida de competencias.

Este marcador, que identifica el progreso o la puntuación en una formación específica de forma independiente para cada usuario. Lo que permite establecer un trazo del progreso de cada empleado mientras van mejorando su capacidad en determinados aspectos.

Al mismo tiempo, en caso de empleados formados para cubrir varios puestos, permite identificar a las personas completamente habilitadas para ciertas funciones en caso de necesitar cubrir un puesto de forma puntual. Da así una visión rápida de las competencias que la persona ha adquirido y que posee en ese momento.

Sólo con estos cuatro indicadores podemos evaluar el desarrollo del usuario durante su formación e-Learning y actuar en consecuencia para resolver dudas o reforzar lecciones a posteriori que hayan podido quedar menos claras. Además, es un forma de medir el éxito del servicio  ofrecido por la empresa para garantizar que el servicio sea de calidad y no caiga en agua de borraja una vez finalizada la formación.

El seguimiento a la formación debe ser objetiva y con datos exactos de la causalidad de la formación y de los usuarios, para así ver a corto plazo la mejora de conocimientos y habilidades de los participantes.

En un próximo artículo hablaré de otros KPI´s clave para medir nuevos objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

KPI ´s para medir la formación e-Learning Il y a 7 meses (18h36)

[…] tienes en cuenta estos y otros KPI´s la formación que lleves a cabo en tus planes formativos en formato e-Learning garantizarás que la […]

Responder

Claves para la transformación digital desde RR.HH. Il y a 6 meses (12h10)

[…] KPI’s: Measure & Improve. […]

Responder