¿Están los formadores internos preparados para la trasformación digital en aula? No respondas aún… (I)

Por el 23 marzo, 2017

En las últimas sesiones en las que he podido disfrutar impartiendo formación a formadores internos, con el objetivo de que dispongan de nuevas herramientas y técnicas para que sus formaciones fueran más pedagógicas, la denominada “desmaterialización en el aula” sonaba en un alto porcentaje a “me estás hablando en chino”.

Aunque muchas de sus empresas se encuentran inmersas en proyectos de transformación digital, dicha transformación parece no transcender a la formación todo lo que nos gustaría. Esto hace que me plantee varias preguntas…

  • ¿Están realmente alineados y preparados los responsables de formación y formadores internos para llevar a cabo la transformación digital en el aula?
  • ¿Conocen herramientas pedagógicas de “desmaterialización” (inmersión digital)?

Transformación digital en los formadores

Formadores digitalEn la gran mayoría, la respuesta es no. Si bien es cierto que algunas grandes empresas, las cuales llevan experimentado desde hace tiempo la transformación digital, sí han avanzado en formulas digitales para formar a sus empleados, aunque quizás más dirigidas a formaciones asíncronas.

Muchas de las formaciones que imparten a nivel presencial son fundamentalmente magistrales y en contados casos se aplican técnicas pedagógicas tradicionales, así que, aún menos se aplican técnicas pedagógicas “desmaterializadas”

Todo ello deriva en otra reflexión… Si se están produciendo tantos cambios de transformación digital en las empresas, ¿no deberían los formadores internos, catalizadores del cambio, ser los primeros en poner en práctica estas herramientas digitales en el aula para aterrizar y acompañar a las personas en esta evolución que implica un cambio cultural tan importante?

Nuevas competencias para los formadores

Si pensamos en el perfil de un formador interno, sus competencias básicamente eran: Capacidad para planificar y organizar, creatividad, comunicación, aprendizaje continuo, destrezas a nivel pedagógico…

Ahora, esas competencias no desaparecen, pero se transforman en nuevas competencias con una orientación más digital, como, por ejemplo:

  • Adaptabilidad, entendida como la capacidad para adaptase a la trasformación digital.
  • Autoaprendizaje digital, la habilidad para asimilar rápidamente conceptos, ideas y experiencias, mostrando curiosidad acerca de temas nuevos y actualizando constantemente conocimientos, utilizando estrategias propias para auto gestionar la propia formación…
  • Gestión de la carga cognitiva, que permite diferenciar la información válida para nuestro objetivo de la que no lo es.
  • Creación de contenido digital, crear y editar contenidos digitales nuevos, integrar conocimientos y contenidos previos, contenidos multimedia y programación informática, saber aplicar derechos de propiedad intelectual y las licencias de uso…
  • Comunicación digital, compartir e interactuar con otros usuarios expresando ideas de forma clara y convincente a través de los nuevos canales y tecnologías.

En un próximo post os dejaremos las claves para que los formadores tiendan a este nuevo objetivo que marca la transformación digital de la empresa y puedas, incluso, valorar en qué estado te encuentras tú como formador o los propios formadores de tu empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

rosa sanchez Il y a 7 meses (12h00)

Los conceptos de la transformación son buenos y necesarios .

Responder