El fin de lo analógico da paso a un mundo verdaderamente digital. Un proceso que no para.

Por el 8 Julio, 2015

sociedad-digitalLa sociedad ha cambiado radicalmente en los últimos decenios. Hemos incorporado de modo natural a nuestras vidas, hábitos y costumbres, basados en el uso de tecnologías.

Los modelos de comunicación interpersonal, familiar, social, los hábitos de ocio, los modelos de búsqueda de información, nos han llevado de las cartas y sellos postales a Whatsapp, del cine, el teatro y los folletines impresos a juegos multimedia, multidispositivo y multijugador (remoto), de la enciclopedia en tomos a Google… Bastan estos simples ejemplos cercanos para tomar conciencia de la forma en la que tecnología y la conectividad se han incorporado a nuestras vidas.

La facilidad de acceso a la información, la gratuidad de la información, la velocidad con la que se acelera el cambio tecnológico y el aumento de las velocidades de transacción, son solo la parte más tecnológica de un cambio social de paradigma.

Hemos pasado de ser una sociedad analógica, basada en papel, a la espera de que nos cuenten las cosas, a una sociedad digital, donde nosotros tomamos el mando y buscamos, decidimos y actuamos. No es solo “no paper”, sino actuar con un clic.

En este marco conceptual, las empresas, se han visto obligadas por su entorno a proveer soluciones tecnológicas para seguir “conectados” a sus consumidores y proveedores.

Su relación con el cliente externo, ha comenzado a modificarse. Dependiendo del mercado, con mayor o menor velocidad… La forma en la que se ofrecen los productos o servicios, la forma en la que los pagas, son solo dos de las más evidentes.

“Los modelos y procesos definidos en las empresas, se enfrentan ahora al desafío de integrar las soluciones digitales”.

Es un reto que los llevará a intentar transformar la relación analógica que tienen con su cliente interno y digitalizarla tal y como se ha establecido con el cliente externo.

Las empresas y organizaciones orientados a negocio y en la búsqueda de mejorar la experiencia del cliente, han sido capaces de acercarse a él en sus términos (digitales).

Ahora es momento de transferir ese ideario de cambio “externo” a “interno” y adecuar la experiencia con el cliente interno.

¿Qué implican estos desafíos en el marco de la empresa?

La función de RRHH se enfrenta por tanto a desafios críticos en al menos 3 aspectos clave:

  • Daily Work – Trabajo cotidiano – colaborativo – integral
  • Reclutamiento y selección 3.0
  • Formación 3.0

Todo ello en el marco de la gestión integral de los Recursos Humanos y la gestión del Talento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *