Tiempo para pensar – demasiados inputs para tan poco tiempo

Por el 27 noviembre, 2012

Vivimos una vida a alta velocidad.
Todo se mueve y cambia muy rápidamente.

Nuestra propia vida se ha vuelto más compleja y la cantidad de información que manejamos es cada vez mayor. La simultaneidad con la que tratamos toda la información que nos llega, nos transforma o nos hace creer que somos, poco menos que máquinas multitarea.

Conducir el coche, hablar por teléfono, escuchar la voz “sensual” del GPS, controlar a los niños en los asientos traseros, vigilar el tráfico, etc. etc. son vistas casi como tareas normalmente solapables, cuando en realidad estamos poniendo en riesgo todas y cada una de las actividades.

La gran cantidad de tareas que llegamos a realizar a la vez compromete seriamente la calidad de lo que hacemos. Alteramos la calidad final de nuestro trabajo, comprometemos la propia comprensión de aquello que leemos o escuchamos y todo por el afán de hacer más y más cosas a la vez.

Este mundo multitarea, nos incita a creer que la combinación desaforada de inputs visuales, auditivos, sensoriales, aumentan nuestra capacidad de comprensión, cuando en realidad demasiada multitarea nos desfocaliza y nos aleja de lo importante y del hacer las cosas bien.

En la formación elearning nos encontramos con una situación similar.
Estamos en un momento donde la formación multimedial, interactiva, tiende a la saturación de los sentidos comprometiendo la comprensión y la adquisición de los conocimientos o habilidades que se proponía la formación en si.

Mucho ruido (y colores y movimiento) y pocas nueces.

El profesor David Mayer de la Universidad de Michigan, catedrático de Percepción y Cognición, dice que el cerebro posee diversos canales a través de los cuales puede procesar información visual, lingüística, táctil, etc.. Sin embargo, algunos de estos canales solo pueden procesar una cosa por vez. En el caso de recibir más información y más información, se sobre satura y le es imposible procesar y decodificar tanta.

Algunos tips importantes que nos sugiere:

  1. Tengamos en cuenta que cosas son combinables. Podemos solapar algunas que usan diferentes canales sensoriales.
  2. La combinación de inputs puede generar un resultado distinto al esperado (estudiar mates mientras escuchas Heavy Metal) Así pues, es necesario analizar cual es el esfuerzo de procesamiento que será necesario con cada combinación.. Escuchar, leer, responder. etc.
  3. La incorporación de elementos visuales o auditivos distractivos no aportan valor pedagógico y solo añaden “ruido” a la formación.
  4. Preparar el material para que el formando pueda encontrar fácilmente los lugares donde hacer sus pausas de descanso. Estos puntos de ruptura natural no supondrán por tanto un trauma para retomar la formación sin sensación de pérdida y por tanto con un “recalentamiento mental corto.

La multitarea genera estrés, y por tanto un proceso formativo plagado de inputs pasa de ser atractivo a ser disruptivo. Si a esto le sumamos hábitos insanos tales como:

  • Atender el teléfono,
  • escribir un informe
  • las interrupciones de los compañeros,
  • etc..

y todo esto mientras estás en formación el resultado no puede ser en ningún caso de calidad. Será baja y además será baja la satisfacción y percepción final sobre el proceso formativo en si.

Así pues, será mucho más útil formación online interactiva con una carga multimedial comedida y estudiada dentro del marco de la tranquilidad de un tiempo dedicado solo para la formación.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *