Píldora de Formación para el Síndrome del Avestruz

Por el 26 febrero, 2011

Estamos más que acostumbrados a leer artículos sobre el Community Manager, de hecho más que un perfil profesional necesario en los tiempos en los que vivimos, es un reflejo de la situación de cambio a la que estamos sujetos; sin lugar a dudas gracias a los nuevos entornos colaborativos que nos ha propuesto la propia demanda de los usuarios – que necesitan más interacción – y gracias a la tecnología que es, en la que se  apoya toda esta tendencia vertiginosa y excesivamente dinámica.

Y por eso me atrevo a afirmar que la aparición del Community Manager – o el Community Management – es algo más que un perfil profesional que esté en boga o una moda pasajera. Ya que desde mi punto de vista su aparición ha sido tan sorprendente que ha revolucionado a todo el sector evidentemente con sus detractores y sus defensores. Pero, qué duda cabe, es el kilómetro cero para una nueva de forma de gestionar la comunicación, tanto externa como interna, dentro las organizaciones.

Hoy mismo he impartido una sesión en el curso de “Organizar la Comunicación Interna” en el cual hemos hablado muy intensamente con los asistentes sobre el comportamiento de las nuevas generaciones – entre 10 y 18 años de edad – respecto a las nuevas tecnologías y los nuevos medios sociales. Y, lógicamente, de cómo reaccionar a ese hito siendo una organización.

Sinceramente estoy muy acostumbrado – por mi profesión – a hablar sobre la influencia que está teniendo el entorno en la comunicación externa de las organizaciones, pero claro está que el cliente interno – y más tratándose de nuevas generaciones o al menos anteriores a la mía – se comunica de un modo diferente a como lo hacen las empresas internamente. De hecho, pese al interés o la inquietud que despiertan los medios sociales en el ámbito empresarial, siguen dominando canales clásicos, como el correo electrónico, el teléfono y la intranet.

Y eso es porque a pesar de que ya sabemos que el consumidor es cada día más cualificadono solo consume, sino que además opina y quiere ser escuchado; no nos damos cuenta de que ese consumidor – que cada día tiene más poder frente a las marcas – es nuestro empleado: el cual, por ende, lleva implícito el concepto decomunicación ascendente. Y no le estamos permitiendo hablar con lo valiosos que pueden llegar a ser los inputsde información que proporcione (o les “preste”) a sus compañeros, fomentando así la comunicación horizontal que hoy por hoy es clave en proyectos multidisciplinares.

Si la División de Formación eLearning de Tea Cegos me lo permite seguiré ahondando en este tema más adelante; pero por ahora y por favor, recordad que estamos en nuestro pleno derecho de ser reacios al cambio – aunque no debamos – pero lo que no podemos hacer es esconder la cabeza frente al entorno y no adaptarnos a él. Hoy es el día de comenzar a abrir los ojos y saber lo que está pasando ahí fuera.

Javier Moreno Jabardo
Web Marketer – Tea Cegos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *