Objetos formativos – repositorios – reusabilidad

Por el 9 abril, 2011

Las corporaciones suelen ser grandes creadoras de conocimiento informal. Desafiando las normas y procedimientos de las empresas, sabemos que la realidad se abre paso buscando liberar su fuerza entrópica.

Cual si fuera un clip de “Parque Jurásico”, donde se suponía que ningún dinosaurio podía procrear al ser  todos de  un solo sexo, la frase del Dr Ian Malcomn (Jeff Goldblum), especialista en teoría del caos,  formula aquello de “La  vida siempre se abre paso”.

En la empresas igual. El ruido se hace fuerte, y aún el sistema más rígido y perfecto, precisa de ese  conocimiento  de las personas que generan y liberan un saber informal, vital para la resolución de  situaciones no previstas.

Estos nuevos procesos, conocimientos, soluciones, tienen un dueño (la persona que lo puso en marcha)  que no  suele ser la empresa y que normalmente no socializa.

La falta de un metaproceso que capture esas buenas prácticas, puede propiciar la perdida de un bien valioso para toda la organización.

Así como las empresas son conscientes de este tema y en estos años han generado más y más recursos para capturar este conocimiento no sucede de igual modo en el elearning.

La idea de contar con repositorios activos de conocimientos reutilizables, parece simple. Almacenar  y clasificar siguiendo alguna de las tantas orientaciones existentes desde hace más de 10 años, se dice  rápido,  pero hacerlo… Eso es otra cosa.

Para poder construir repositorios de objetos formativos válidos, obliga a definir muchos y variados  temas:  duración del objeto, calidad, GUI, elementos de clasificación temática, etc.

SI, ya se que guardamos de todo.. Tan es así que en el 2007, año en el que se creo por 1ra vez, más información de la  que ya  se encontraba guardada en todo el universo digital, se aventuraba que la mitad del conocimiento  “electrónico” del  2011 no tendría lugar fijo de almacenamiento propio y que el 90% de los nuevos  materiales, directamente se  perderían!!! La creación de contenido corre a una velocidad mayor que  nuestra vocación y capacidad de  guarda.

Pero el tema es que hasta ahora, los departamentos de IT, solo han pensado en lo que los ERP’s y  Sistemas de gestión generan. Necesito acceder a aquella factura, a una propuesta, a un catálogo… eso  parece ser siempre lo que se quiere decir cuando uno habla de necesidad de guardar y recuparar  datos.

Pero en nuestro caso, la situación es diferente.

La formación de aula, desde el punto de vista tradicional, suponía la impartición de cursos completos.
El  dinamizador, formador, transmite la totalidad del conocimiento necesario para cumplir con el objetivo del  curso.

Pero si en lugar de re-crear permanentemente la realidad, la reutilizamos, tal vez podamos llegar más  facilmente a la conclusión, de que necesitamos piezas de formación “pequeñas”, cortas, enfocadas a puntos  concretos, que combinados unos con otros, nos den por resultado el curso deseado…

Ya no se trata de comprar formación larga.

No se trata de construir una solución “solo” para mi.
Se trata de conseguir la pieza que completa mi puzzle para hacerlos funcionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *