De las bibliotecas de barrio a las plataformas virtuales de formación

Por el 13 septiembre, 2017

entorno virtualSon a día de hoy muchas las voces que son reticentes al aprendizaje en un entorno virtual, eso sí, tod@s o la gran mayoría de los mismos, tienen un smartphone en su mano y las comunicaciones les llegan por mail y no por carta.

Entre los resultados más relevantes de los primeros estudios sobre la acogida por parte de profesores universitarios de los entornos virtuales destacamos que “la percepción que tienen sobre la facilidad de uso y utilidad, la actitud hacia el uso y la relevancia de la misma en el desarrollo de su trabajo como docentes es muy positiva” (Gallego Pérez y otros, 2016)

Aprender en un entorno virtual

En investigaciones parecidas encontramos valoraciones de alumnos, donde además de la usabilidad, se valora el aprovechamiento y el rendimiento con respecto a sistemas tradiciones, obteniendo los entornos virtuales de aprendizaje una valoración superior en población entre 15 y 23 años, con respecto a los sistemas tradiciones de aprendizaje.

Si cambiamos de entorno y empezamos a pensar en nuestras compañías, los resultados son “harina de otro costal”. He encontrado (en la red, claro), valoraciones muy positivas de los distintos fabricantes, propietarios o constructores de LMS´s, comunidades virtuales, redes sociales corporativas, entornos compartidos y todos los etcéteras que se nos ocurran. También algún estudio de las principales agrupaciones que han ido surgiendo en torno a este sector que a día de hoy está mucho más consolidado de lo que incluso creemos.

La realidad es que las valoraciones son buenas, muy buenas, pero no son valoraciones tan excelentes. Esto lo vemos de una manera muy sencilla si preguntamos a nuestro compañero de la mesa o del despacho de al lado….

-Juan, ¿qué te ha parecido el último curso elearning sobre normativa?...

-Uffff, la verdad es que ya podían hacer algo más ameno.

O el más fácil todavía, cuando necesitamos consultar una norma interna, necesitamos una propuesta tipo, precios, o saber más sobre cualquier cuestión relacionada con nuestro trabajo diario:

-Carol, ¿tienes a mano la normativa sobre vacaciones?

-Yo creo que la puedes encontrar en “trammer”. Ayer publicaron uno de los casos de éxito que hemos tenido en la oficina de Cáceres, la verdad es que me ha parecido muy interesante y lo voy a poner en marcha. ¿Lo has visto?

-Yo, que va…, no sé ni cuáles eran las claves para entrar.

En algunas de estas conversaciones que tenemos a diario, podemos ver que en el entorno empresarial la acogida cuanto menos es desigual, pero sea como fuere, es un camino sin retorno.

Ser un usuario activo en las redes sociales y en los entornos virtuales amplia nuestro conocimiento

entorno virtualLa segunda cuestión a tratar, es llegar a averiguar la efectividad de la formación virtual. Si evaluamos el impacto de la formación en un entorno virtual los resultados de los distintos estudios revelaron una diferencia significativa en el rendimiento académico de grupos que aprenden en entornos presenciales y otros que aprenden en entornos virtuales, se habla de porcentajes de aprendizaje superior al 20%, aunque estos datos son muy positivos, hay que tener en cuenta que en estos estudios el alumno no parte de cero, sino que anteriormente a la formación en entorno virtual ha tenido experiencias presenciales.

Así, lo que si que podemos decir, es que la formación en un entorno virtual es una buena herramienta de cara a consolidar el conocimiento y reforzar conceptos ya aprendidos . Estos resultados deberían avalar por si mismos el uso de la tecnología de cara a la formación en el entorno empresarial.

Bajo mi punto de vista, las redes virtuales de aprendizaje por encima de ser conexiones instrumentales, son conexiones entre personas, que las unen con el objetivo de compartir conocimiento basado en la experiencia.

Quizá la pregunta a partir de este punto sea la siguiente:  ¿algún día el aprendizaje virtual sustituirá al presencial?, o responder a la pregunta de ¿cuál es mejor?. Son preguntas que creo no podremos contestar, ya que no solamente es un problema tecnológico y metodológico, sino también jurídico, organizativo y en algunos casos incluso ético.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *